Huracanito alejandose de Cuba

Huracanito alejandose de Cuba
Mi huracanito acercándose a mi...

miércoles, 21 de mayo de 2008

Amor Libre

Ahora hacía tiempo que no escribía en el blog, me refiero a algo propio, y llevo días dándole vueltas al coco. Le doy vueltas a muchos temas, algunos me preocupan y otros me ayudan a descongestionar mi cabeza...

Uno de los que me ayuda, es el pensar en mi niña, Romy, la cubana de la que ya os he hablado en alguna de las entradas anteriores, y si no sabeis de qué os hablo, buscad y vereis a lo que me refiero. Y es que con ella tengo algo que no había tenido nunca, amor libre.

Amor libre, no como muchos entienden, que es libertad sexual dentro de la pareja, o sea permitir algo que mucha gente juzgaría como un desvío o algo antinatural, algo en lo que yo no voy a entrar a juzgar. Cada uno que haga lo que quiera de su vida, vive y deja vivir o otro que me gusta es antes de juzgar a alguien camina durante tres semanas con sus zapatos...

Si no, Amor libre, entendido des del punto de vista de poder ser libremente yo mismo, sin máscaras ni miedos ni temores a decir y hacer lo que sea y cuando sea. Quizá a algunos ésto os parezca una tontería o muchos lo deis por supuesto en una relación, ya sea de amor o amistad o laboral, pero en el mundo en que vivimos no siempre es así, incluso si lo pensais, os dareis cuenta de cuanta hipocresía hay en esta sociedad ( o incluso, en vosotros mismos?). Un día charlando con una amiga, Galatea, hablamos de un mito, el de Pigmalión y Galatea, no se si lo conoceis, pero en wikipedia podeis encontrar de todo, asi que os lo currais y mirais...

Pues eso, volvamos a centrarnos, hablando de relaciones y de mitos, hablamos de la importancia de ser uno mismo, de no cambiar por nada ni por nadie, de no dejar de ser uno mismo. Creo que es importante y no siempre lo hacemos, ya sea por debilidades, complejos u otras causas. Yo tuve una relación en la que por no hablar lo que debía o quería decir ni de lo que sentía, o sea, callar sentimientos y permitir ciertas cosas, no era feliz y vivía una vida vacía, incompleta. Hasta que la cosa se enfrió lo suficiente para hablar las cosas, se pasa mal, pero se aprende y se crece. Yo pocas veces fuí yo mismo, a veces por la otra persona y muchas veces por mi culpa, inseguridades, complejos... Bienaventurado el que no los tenga... Hablamos de la importancia de no tener fisuras a la hora de crear una relación, y más que "crear", yo hablaría de crecer, madurar en la relación y como personas, que nunca hay que olvidarse de aprender de los errores. Yo soy de los que creo que el ser humano aprende hasta que muere, cada día de la vida aprendemos algo...

Pues bueno, pensareis que a que viene toda esta divagación, no? Pues viene a que con mi niña, Romy, tengo un amor libre, libre de miedos, de complejos, de inseguridades, de silencios incómodos, de sentimientos atados y silenciados... Por primera vez en mi vida, he conseguido ser yo mismo, llegar a conocerme mejor, a valorarme y sentirme valorado, a amar y ser amado, a desear y ser deseado, a apoyar y ser apoyado, a poder expresar lo que siento en cada momento sin miedo a lo que dirá o que pensará, en definitiva a ser feliz, SER FELIZ. Soy yo mismo, feliz tal y como soy con mis virtudes y mis defectos, libre de poder mostrarme como me gusta ser y libre de ser aceptado tal y como soy... Libre de aceptar a mi niña tal y como es con sus virtudes (porque... tienes defectos, princesa?), sus sentimientos, sus ideas, a aceptarnos tal y como somos, sin querer cambiarnos para nada, aceptar al otro tal cual y a navegar por el río manso (a veces...) que es la vida, juntos y remando en la misma dirección y sabiendo que podemos contar el uno con el otro sin condiciones. Ser simplemente dos personas con ganas de ser felices el uno con el otro y disfrutarlo juntos.

Quizá algunos penseis que lo que he escrito aquí es una tontería, pero para mí no lo es, es algo muy importante y que valoro muchísimo, es algo que he soñado mucho tiempo, ya os puse la carta de Jorge Bucay, que es lo que buscaba y he encontrado... y eso para mí y para mi niña es importante y nos lo demostramos cada día. El amor es algo que hay que cuidar día a día, esto se dice mucho, pero a parte de decirle a la persona lo mucho que la quieres (que es importante decírselo a diario y cuantas más veces mejor!) hay que demostrarselo con hechos y detalles, día a día, para que la llama no se apague y la relación siga creciendo y madurando.

Bueno, princesa, solo decirte que te quiero muchísimo y que eres lo mejor que me ha pasado, que soy muy feliz a tu lado y que seguiremos creciendo y aprendiendo juntos día a día... haciéndonos felices el uno al otro y viviendo y superando todo lo que el río de la vida nos depare, ya sean aguas tranquilas y apacibles o rápidos, y si nos caemos, seguro que el otro está ahí para ayudar a levantarse.

Te amo sin condiciones, pequeña!

3 comentarios:

20medialuna dijo...

Es de noche y duermes.
Es de noche y siento tu respirar,
ese respirar que hace que yo respire.
Es de noche y muchos
sentimientos se apoderan de mí.
Te quiero, te quiero tanto,
que no hay más quietud para mí.
¿Por qué no podrá ser mi amor
más pausado y tranquilo?
¿Por qué no puedo separarme
ni un día de ti?
Será por tus ojos, será por tu sonrisa
o porque te siento muy dentro de mí.
Es de noche, te miro y soy feliz.

PORQUE NUESTRO AMOR ES LIBRE.

TE AMO .

20medialuna dijo...

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.


Gustavo Adolfo Bécquer

Arwyne dijo...

Buenas paradoja temporal:
Me he estado leyendo un poco por encima tus entradas del bloq respeto el amor y con lo que dices en ésta me siento totalmente identificada. No es plan de contarte mi vida pero yo también tuve una relación en la que no podía ser yo misma y en la que, de alguna manera, la otra persona quiso cambiar mi forma de ser hasta prácticamente destruir lo que soy. Con esta experiencia llegué a perder la fe en el amor auténtico y sólo hace poco más de un mes que he encontrado a alguien con quien soy completamente feliz, con quien puedo mostrarme tal cual soy, sin miedos ni inseguridades, como tu bien dices.
En fin, no se porque me he animado a escribir esta entrada ya que a penas nos conocemos (soy la hermana de Galatea ^_^). En fin, que me alegro mucho que hayas encontrado a alguien que te comprenda; ya que cuando te sientes así de seguro y feliz en el amor sólo quiere decir una cosa: que realmente has encontrado a esa persona especial con la que compartirás el resto de tus días. Un abrazo.